lunes, 28 de septiembre de 2009

Avalar o no, parte II


Para seguir viendo cómo la postura frente a un conflicto repercute en la cobertura de otro (ahora desde la vereda opuesta):

Página/12 me sorprendió: El diario que se ubica (dentro del espectro de los de mayor circulación) más hacia la izquierda no hizo de este tema su tema de tapa ni central en la edición del sábado 26/09.
En cambio, eligió priorizar el tema del G-20, que deja bien parado al Gobierno Nacional ya que comenzaría a ser parte de esta nueva instancia de participación internacional. Más aún, en la -única- nota que le dedica al tema realiza algunos contrapuntos y divisiones preocupantes: divide al sector reprimido en "manifestantes" y "obreros", como si fuesen actores distintos (suena a coletazo de las afirmaciones de Daer y Moyano, quienes no apoyaron la protesta por estar "demasiado politizada"). Por otro lado, comienza la nota explicando la extensión de la toma de la fábrica y las promesas de Kraft, casi como un justificativo del accionar policial. Si a esto le sumamos que en el copete de la nota se cita a un juez justificando la medida por la “la intransigencia de las partes”, tenemos el panorama completo (habría que agregar algunas posturas un tanto más críticas que se ofrecen en la parte central de la nota, aunque eran inevitables).
El conflicto de Terrabusi sólo es mencionado una vez más en ese diario el sábado en la contratapa de Osvaldo Bayer, que merece un análisis separado:
Desde el título "La solidaridad no se rinde", hasta el elogio de la solidaridad aislada a hechos concretos y en general poco polémicos (¿quién puede oponerse seriamente en el 2009 a repudiar y recordar la Noche de los Lápices?), dulcifica el contexto actual y resta importancia a la violencia aplicada en Terrabusi, relegándola a un párrafo. Un párrafo que ni siquiera tiene en cuenta la represión si no que se limita a denunciar a empresas que despiden trabajadores. Basta leer esta frase: "Hay otras fuerzas que van surgiendo cada vez más. La auténtica democracia, la que surge del llamado espontaneísmo de las bases." para ver cuáles son los reclamos que Bayer encuentra más fácil reivindicar.

Una vez más resulta llamativo que el diario que más suele apoyar a los trabajadores en huelga y más eco se hace de cuanta marcha o protesta tenga lugar en el país haya resuelto optar por un enfoque conservador a la hora de narrar los hechos del viernes 25/09. Como para Clarín (aunque en el sentido opuesto), habría que preguntarse si su posición respecto del Gobierno Nacional no le está haciendo cambiar su postura habitual.

Hasta La Nación tituló con más vehemencia y le asignó más gravedad al hecho.

6 comentarios:

Kaoticarla dijo...

Me gusta el blog porque tratan las cosas desde una mirada distinta a la tradicional. Aún así, mi espiritú crítico no puede dejar pasar una acotación, que surge después de su lectura: Creo que se hacen muchos interrogantes, y eso es un buen comienzo, pero más me gustaría si encontrará en el texto algunas posibles respuestas. Puestas así parecieran preguntas retóricas y me asumen como un lector complaciente de lo quieren poner, y creanme no lo soy. Como tampoco creo que esa fuera la intención del blog. Les mando un saludo grande!! y sigan escribiendo, yo las seguiré leyendo!

Pataza dijo...

Car: algunos interrogantes están planteados como preguntas retóricas, como elemento de reflexión. No creo tener tampoco todas las respuestas como para plasmar en forma definitiva mi visión sobre las cosas. Aparte, no veo que constituya una gran diferencia plantear mi postura en forma de pregunta o de afirmación, siempre que mi postura quede clara. Creo haberla dejado clara en ambas notas, sobre Página y Clarín.
Por si no es así: creo que ambos medios están corriendo sus posturas (Clarín hacia la izquierda, Página hacia la derecha que es donde se ubica el gobierno en este conflicto). Creo que lo hacen por su compromiso cada uno de los diarios con uno de los lados de la puja por la ley de medios. Y creo que lo hacen sin tomar demasiado en cuenta sus respectivas líneas históricas mantenidas en este tipo de conflicto, sin preocuparse por su propia coherencia interna y el contrato de lectura que tienen con sus lectores.
Eso es lo que me pareció interesante repensar: cómo podría parecer que los medios en este caso hacen una excepción en su política habitual, pero en realidad lo que hacen es ser más fiel a ella que nunca. Fieles a su verdadera política, claro, la de sus intereses como empresas mediáticas.

Perdón por la extensión, pero en ningún momento quise sonar manipuladora, más bien todo lo contrario. Por eso me parece importante aclarar.

Pato

Fede dijo...

A mí me parece muy bien que el blog no otorgue "respuestas" a determinadas cosas que, de momento, no las tienen. De hecho, lo mejor que puede hacer un blog que se dedica a analizar medios de comunicación es exponer de manera clara y desnudar intereses / estrategias retóricas / ocultamientos, antes que escribir de manera ensayística la opinión que se tiene sobre un determinado medio gráfico.

Dicho esto, una pequeña acotación. Es cierto que Página se ha corrido a la derecha (ayer con la tapa relegando el conflicto de Terrabusi tuve la misma sensación que Pataza en esta entrada), pero ¿Clarín hacia la izquierda? Es cierto que de repente aparecen corriéndolo al gobierno con cosas como el empeoramiento de la distribución del ingreso o el "escándalo de la pobreza" (iglesia conserva dixit), pero fíjense cómo tratan a la Ley de Servicios Audiovisuales: están, incluso, ¡a la derecha de La Nación!

Saludos

Pataza dijo...

Fede, lo que quise decir es que pareciera que Clarín se hubiese corrido a la izquierda por el tratamiento que le dió a esta nota no en general. De la misma manera que Página en esta nota se corrió a la derecha. Igualmente me interesaba plantear esos corrimientos como posibles modos de sostener su posición en la pulseada por la ley.
Por lo demás, cada vez estoy más tentada de pensar que los medios no tienen posiciones de derecha o de izquierda propias, si no que son vestimentas que se van cambiando de acuerdo a los intereses que están en juego.
Gracias por pasarse a los dos..

Pataza

Nacho dijo...

De acuerdo con el artículo. Página 12 sencillamente deja de ser progre cuando se alinea con el gobierno, y esto pasa demasiado seguido.

Por lo demás, cada vez estoy más tentada de pensar que los medios no tienen posiciones de derecha o de izquierda propias, si no que son vestimentas que se van cambiando de acuerdo a los intereses que están en juego.

Esto también es bastante cierto, aunque tampoco se puede traicionar violentamente la línea editorial de un día para el otro porque se puede pagar con pérdida de público, como decía el otro día Fontevecchia sobre las consecuencias que van a tener los sacudones editoriales de estos tiempos para Clarín en el futuro.

Pataza dijo...

Claro, en eso va la sutileza de cada diario para intentar justificar sus posturas en cada caso, no?
Y nuestro olfato para pescarlos en sus propias incoherencias.

Gracias por pasarte Nacho

Pataza